Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

El temblor lo dejó sin agua, ahora cosecha la lluvia

Publicado el 28 Noviembre 2019
unnamed - 2019-11-28T162713.115.jpg
unnamed - 2019-11-28T162721.895.jpg
unnamed - 2019-11-28T162716.882.jpg

El temblor del 2017 afectó de manera considerable la red hidráulica de San Gregorio Atlapulco, en la alcaldía Xochimilco. Algunos habitantes comentan que en este pueblo aún reciben agua potable tres o cuatro días a la semana. Desde hace cuatro meses, Próspero González hace frente a esta situación al cosechar el agua de lluvia desde su casa.

Próspero es uno de los beneficiarios del programa Cosecha de Lluvia, que puso en marcha la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México , y comenta que en su casa llevan “unos cuatro mesecitos cosechando el agua bajo este sistema de tlaloque (primer producto mexicano que separa la parte más sucia de cada lluvia para que no entre a la cisterna) y es algo excelente. Ahorita pueden comprobar que el tinaco está totalmente lleno con lo que ha estado lloviendo nada más de las últimas lluvias, con este sistema he llenado la cisterna de 3 metros cúbicos, cuatro veces, en este corto tiempo”.

Recuerda que a raíz del temblor del 19 de septiembre, su esposa y él empezaron a padecer de agua, ya que “hubo incluso cuatro meses donde no nos llegó ni gota, creo que un poquito más, para no ser exagerado yo creo que como medio año, pero afortunadamente la gente fue solidaria****”.

Cuenta que por casualidad, tras caminar en el centro de San Gregorio Atlapulco, vio a lo lejos un carrito que anunciaba: “Inscríbase al programa Cosecha de Agua, solamente tiene que traer su documentación, comprobante de INE, de domicilio e ir a una plática. Ahí nos explicaron que era algo gratuito, que era un programa que el gobierno estaba instaurando, que no venía ninguna compañía con el afán de lucro ni nada de eso, nos explicaron bien clarito de qué se trataba y dijimos bueno pues si así es, adelante y bueno pues sí nos cumplieron, aquí está la muestra de que sí nos cumplieron”.

Para Próspero cosechar la lluvia ha resultado fructuoso tanto en su aprovechamiento como en su economía familiar. Entre el 70 y 80 por ciento de la lluvia que recolecta la ocupa para bañarse, para el baño, para trapear y hasta para cultivar sus plantas medicinales ya que en la chinampería, asegura, el agua no es la adecuada.

Gracias a que cultiva plantas y hace curación a través de la medicina tradicional, es que puede aprovechar estos beneficios y seguir ayudando al planeta: “Siempre ha sido mi interés poder lograr un cambio favorable en el medio ambiente, siempre he estado a favor de la naturaleza, interesado en utilizar ecotecnias como paneles solares".

Próspero invita a la ciudadanía a vivir de manera sustentable para cuidar el planeta: “De verdad una felicitación a la jefa de gobierno porque está haciendo la labor de concientizar al pueblo y lo digo porque en un futuro, está dicho, si no sabemos cuidar y captar el agua, nos vamos a pelear por este líquido”.