Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Hasta los súper héroes visitan el Bosque de San Juan de Aragón

Publicado el 15 Abril 2019
unnamed (1).jpg

Batichica, la Mujer Maravilla y el Capitán América salieron de la pantalla grande para viajar a la primera edición temática del picnic nocturno, en el Bosque de San Juan de Aragón, y cenar en familia a la luz de la luna.

Durante tres horas, los súper héroes dejaron de combatir el mal para convivir con otros personajes como Batman y Superman. Llevaron canastas llenas de chapatas, ensaladas, muchas botanas que pusieron sobre tapetes que colocaron bajo los árboles disfrutaron de la merienda.

A Oswaldo Amaro, vestido con una playera de Batman y su novia Alejandra Rocío Guzmán, de Batichica, les gusta salir de la rutina y por eso decidieron acudir la noche del sábado al Picnic Nocturno: "A mí me gusta mucho ir al cine, pero a veces pienso que se vuelve algo muy habitual. Yo creo que la gente busca la naturaleza, espacios para convivir", menciona Alejandra.

Agregó que desde hace un año asiste a los picnic organizados por la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México y tanto a ella como a su pareja les agradan estas actividades realizadas en espacios naturales. “Me gusta porque está tranquilo, estás en contacto con la naturaleza porque tienes un espacio fuera de tu casa y convivir con la gente, además porque así salen de la rutina”, asegura la joven Batichica.

Desde la alcaldía Iztacalco, volaron tres poderosas mujeres con atuendo negro y playeras con el símbolo de Batman y Súper Chica. Prepararon sus alimentos, su agua de Jamaica para beber y alumbraron su espacio con algunas velas eléctricas y luces de neón.

A la velada, también asistió la familia Arias, que en total sumó un grupo de 20 personas, el más numeroso que se dio cita en el Bosque de San Juan de Aragón. "Nos pareció muy divertido porque nunca habíamos venido a un picnic en la noche", comenta Adriana Arias, quien acompañada de su esposo, Lamberto Pérez, rememoró aquellos años cuando acampó de niño en el bosque. “Es una experiencia diferente. Nos llamó la atención, nos gusta el bosque. Yo hasta ahorita que llegué, me acordé que cuando era niño, hace como 40 años, vine a un campamento al balneario. Iba en la primaria", platica.

Casi al final de la velada, el Boque de San Juan de Aragón se convirtió en pista de baile, justo cuando comenzó a sonar la cumbia y los asistentes personificados de súper héroes mostraron sus mejores pasos.