Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Superan expectativas de vida pandas gigantes de Chapultepec

Publicado el 24 Abril 2019
unnamed (52).jpg

Son carismáticas, de las más longevas del mundo, únicas en México y habitan en el Zoológico de Chapultepec. Las pandas gigantes Xin Xin y Shuan Shuan, de 29 y 31 años de edad, han superado las expectativas de vida de su especie, que en promedio vive 20 años. Xin Xin, hija de Tohui, y Shuan Shuan, hija de Pe Pe, ya duplicaron la edad de sus padres que también habitaron el Zoológico de Chapultepec y que vivieron 12 y 14 años respectivamente.

El director General de Zoológicos y Conservación de la Fauna Silvestre de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, Fernando Gual Sill, menciona que el Zoológico de Chapultepec fue el primero en el mundo -con excepción de China- que logró la reproducción de pandas gigantes en cautiverio.

“Originalmente China regaló al pueblo de México una pareja de pandas gigantes Pe Pe y Ying Ying, ellos se reprodujeron en la década de los 80. A raíz de eso hubo varias crías en México, inclusive una segunda generación en cautiverio, algo que no se había logrado en ninguna parte del mundo fuera de China”, asegura Guall.

Xin Xin, cuyo significado es esperanza, nació en 1990 del acoplamiento entre la hembra Tohui y un macho prestado por el Zoológico de Londres, en su momento era el único macho panda que tenían; lo enviaron como préstamo de buena voluntad al Zoológico de Chapultepec porque lo más importante era su reproducción.

Mientras Shuan Shuan come bambú sentada sobre el pasto de su albergue, Gual comenta que esta hembra nació en 1987 y es hermana de Tohui. “Xin Xin y Shuan Shuan son hembras que se consideran de edad avanzada, que han vivido mucho más que los papás, casi el doble e inclusive la hembra Tohui vivió un poco más de 11 años y su cría que es Xin Xin ya tiene 29 años. Esto muestra cómo los zoológicos han evolucionado en cuanto albienestar y la salud de los animales. Se conoce más de su manejo en cautiverio y viven más en cautiverio que en vida libre”, agrega.

Resalta que estos ejemplares enfrentan peligros en vida libre que se pueden evitar: “Una buena nutrición, un buen manejo de todos los días a través de los guarda animales, una dieta adecuada y parejas adecuadas cuando se están reproduciendo, todo esto mejora su condición en cautiverio y llegan a vivir muchos años, como lo vemos hoy en día con las dos hembras, una ya sobrepasa los 30 años y se considera una edad avanzada para estos animales”.

Justo por la edad avanzada de Xin Xin y Shuan Shuan, el responsable de la conservación de la fauna silvestre dice que aún cuando se encuentran en buenas condiciones de salud, ya son ejemplares que como cualquier otra especie, incluyendo el humano, tienen algunos problemas de salud inherentes a la edad.

“Todos los animales en edad avanzada empiezan con problemas de salud, muchos relacionados con una falla orgánica por el deterioro de sus órganos, pulmones, hígado que incluso sucede a los humanos”, precisa.

Por ello, Xin Xin y Shuan Shuan son monitoreadas todos los días y ante algún indicio de enfermedad se les da tratamiento. “En el caso de los pandas gigantes de la Ciudad de México han tenido problemas en los ojos, por lo que expertos oftalmólogos y veterinarios han estado al pendiente, con tratamiento para que el problema no avance, sin embargo los problemas de salud en un animal de edad avanza continúa y lo que se puede hacer es detener un poco el proceso natural de envejecimiento”, señala.

Gual Sill menciona que los pandas gigantes son ejemplares en peligro de extinción, aunque están protegidos por las leyes nacionales de China e internacionales del resto del mundo. “Gracias a estos programas, del cuidado del medio ambiente y de estas especies en cautiverio, se ha logrado que de una población de 900 pandas gigantes hace algunos años hoy en día se habla de alrededor de 3 mil pandas, sobre todo en China, en vida libre. Las poblaciones en cautiverio también se han incrementado y estas dos hembras son parte de esa población cautiva que ha logrado mantener viva la especie”, destaca.